Nuestra Posición sobre la Tragedia de Amuay

En nombre del Equipo Promotor Zulia del Movimiento Progresista de Venezuela y el mio propio Efraín Achkar Coordinador Regional, manifestamos nuestro más sincero y profundo sentimiento de solidaridad para los familiares y amigos de los fallecidos militares y civiles víctimas de la lamentable tragedia en el Complejo Refinador de Amuay en el Centro de Refinación de Paraguaná, igualmente nuestra solidaridad para con los heridos que aún luchan por su vida en los centros de atención médica del país y las personas desaparecidas como los trabajadores Reneduar Jiménez, Carlos Luis Pelayo y Rigoberto Colina, por los cuales rogamos para que aparezcan sanos y salvos.

Nos pronunciamos hoy, primeramente para hacer un llamado a la reflexión, de que no es sano jugar a la política del zamuro y ni convertir esta tragedia en un show político ante las venideras elecciones, pero el Presidente Chávez no puede pedir silencio ante esta tan lamentable tragedia, por lo cual exigimos al gobierno nacional una investigación seria que determine quienes son los verdaderos responsables de estos hechos, no queremos investigaciones a medias y que igualmente que deje de lado el gastado libreto del sabotaje, antes de investigar y antes de que pase al olvido por nuevos eventos como ha sucedido con otros sucesos lamentables consecuencia de crisis energética del país la cual es producto de la mala gerencia en esta materia en los últimos 14 años.

Resulta inconcebible que haya tenido que ocurrir una tragedia de estas dimensiones para tomar conciencia de la notoria e indiscutible condición de deterioro de nuestra industria petrolera, producto de la mala gerencia y evidente politización de PDVSA, donde ocurren eventos como la desactivación de los trabajadores y trabajadoras en horario laboral para incorporarlos de forma obligatoria en los puntos rojos de la campaña electoral, incluso bajo amenaza de despido, esas acciones de terrorismo psicológico son innegablemente repudiables por su carácter fascista, de igual manera la falta de pago puntual a proveedores de la industria, la contratación de mano de obra no calificada en puestos clave por clientelismo político, el consentimiento en la invasión de terrenos de la zona protectora o de seguridad de las instalaciones e incluso dar permiso para el desarrollo de urbanismos como sucede actualmente en el la zona fronteriza de los municipios Cañada de Urdaneta y San Francisco, la caída en la producción de crudo que no satisface la demanda de producción para el cumplimiento del presupuesto nacional a consecuencia de decisiones negligentes ante el mantenimiento de los pozos y demás instalaciones, son parte de las erradas políticas palpables tanto en su impacto en la economía nacional, como en el sentimiento de frustración de muchos trabajadores y trabajadoras petroleros que hacen vida dentro y fuera de la industria con los cuales nos hacemos igualmente solidarios.

Según nuestras fuentes, este lamentable accidente pudo ser evitado de haberse cumplido con los protocolos de mantenimiento permanente que en una industria tan técnica como la petrolera se requieren, la falla presuntamente tenía unos 4 meses de antigüedad y el escape se hizo notorio unas 12 horas antes de la explosión, incluso hemos recibido informaciones de vecinos del sector que tuvieron que irse de la zona por los incontenibles olores de metano, butano y sulfuro de hidrógeno, mismos vecinos que hoy denuncian que sus casas al igual que las de otros damnificados están siendo saqueadas por la delincuencia por lo cual hacemos un llamado a las autoridades para atender esta situación.

Hacemos también un llamado al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INSAPSEL) institución responsable del diseño y ejecución de la política nacional en materia de prevención, salud y seguridad laboral y la construcción de un sistema público de inspección y vigilancia de condiciones de trabajo y salud de los trabajadores y trabajadoras, que tanto exige a la empresa privada el cumplimiento de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), para que le aclare al país ¿dónde quedó el cumplimiento de las normativas de seguridad y la prevención de accidentes laborales?, que pudieron evitar tantas personas muertas, heridas y desaparecidas en Amuay. Igualmente exigimos al Ejecutivo Nacional el cumplimiento del artículo 30 de la Constitución Nacional para garantizar la justa la indemnización de las víctimas, sus familiares y demás damnificados de este lamentable suceso, previo proceso de investigación que determine los responsables y sean estos castigados con todo el peso de la Ley.

Del mismo modo exigimos la renuncia de las autoridades de PDVSA comenzando por el Ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y Presidente de PDVSA Ing. Rafael Ramírez quien indiscutiblemente encabeza la lista de responsables del deterioro de la principal industria del país y cuyas políticas de manejo y administración de la misma han traído como consecuencia tantos lamentables incidentes y que en esta oportunidad ha cobrado víctimas fatales, entre otras pérdidas irreparables. Por la dignidad del Pueblo Venezolano Ministro Ramírez, ¡Renuncie!.

Fuente de la Imagen: http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3AIncendio_en_la_refiner%C3%ADa_de_Amuay_001.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s